Hay cosas que sabemos que sabemos (known knowns).
Hay cosas que sabemos que no sabemos (known unknowns).
Pero también hay cosas que no sabemos que no sabemos (unknown unknowns), es decir, algo totalmente desconocido para nosotros, algo de lo que disponemos cero información. Estos son los asuntos que me quitan el sueño.

Lo que sabemos que sabemos es parte de nuestro conocimiento, lo que sabemos que no sabemos puede ser estudiado o investigado.
¿Pero como actuar contra algo que no sabemos que existe, algo que ni siquiera aparece en nuestro radar?

Nada nos puede preparar contra lo que no sabemos que no sabemos. Se me ocurre que la única manera de enfrentarnos a este problema es desarrollar una flexibilidad y/o resiliencia que nos permita manejar mejor situaciones futuras.

Conocí este concepto en un documental sobre Donald Rusmfeld, The Unknown Known.

17/10/2018 · ,