Podríamos definir el coste de oportunidad, como el coste de lo que renunciamos al tomar una decisión o realizar una elección.

Siempre que elegimos tomar un camino dejamos muchos otros atrás, el coste de oportunidad se puede cuantificar si al cabo del tiempo tenemos suficientes datos para poder comparar dos alternativas.

Por ejemplo, imaginemos que compro 10 acciones de la compañía A en lugar de 10 acciones de la compañía B, ambas cotizan hoy a 10€/acción.

Si en 1 año puedo establecer que la compañía B cotiza a 15€ y la compañía A cotiza a 12€, el coste de oportunidad vendrá definido por lo que he dejado de ganar al elegir la compañía A y renunciar a la compañía B, es decir (10 x 15 ) – (10 x 12) = 30€.

03/10/2018 ·